Bandas de Venezuela

La página informativa de las bandas de marcha venezolanas

Historia de las bandas de Venezuela

Más de un siglo de marchas por las calles de Venezuela

Compilación histórica: Lissette Cardona

La primera vez que una banda marchó por Venezuela fue en el año 1894. Se trataba de la Banda del Colegio Don Bosco de Caracas. Dos años más tarde abrió también su banda hermana, la Banda Don Bosco de Valencia, en Carabobo,. La agrupación estaba conformada por varios de los alumnos que hacían vida en el colegio. Sus presentaciones estaban limitadas a actos internos o a eventos importantes como la visita el presidente Cipriano Castro a esa institución a principios del siglo XX. Aún la banda valenciana y salesiana está activa.

En 1921, los hermanos de La Salle fundan la tercera agrupación de marcha del país: la Banda La Salle de Barquisimeto, estado Lara. La agrupación cerró por algún tiempo pero reabrió en 1947. La década de los años 40 y el inicio de los 50 son el punto de partida para el movimiento bandístico que se afianzó 20 años después. En ese período nacieron las bandas de guerra, agrupaciones marchantes que interpretaban melodías con instrumentos propios de la banda seca. Una de ellas fue la Banda San Ignacio de Loyola de Caracas fundada en 1948.

Un hito que impulsó la apertura de nuevas bandas fue el mandato del general Marcos Pérez Jiménez para conmemorar la Semana de la Patria. El decreto indicaba que las escuelas de Caracas estaban obligadas a participar en el desfile cívico militar de la independencia de Venezuela que se celebra el 5 de julio.

Por esa razón, numerosas instituciones educativas fueron dotadas con instrumentos musicales. En el interior del país el decreto también fue acatado.

Varios colegios abrieron sus agrupaciones que hacían presencia en actos cívicos de su localidad. En esa lista figuran la Banda Colegio Los Andes de Rubio, estado Táchira, inaugurada en 1950; la Banda de Guerra del Liceo Independencia de Caracas y la Banda La Salle de Valencia, ambas fundadas hacia 1953. En esos años (no existe el dato preciso) se abrió por primera vez la Banda La Salle de Puerto Cabello.

La caída de la dictadura marcó un lapso de inactividad en las bandas de marcha. Algunas cerraron. La sociedad rechazaba prácticamente cualquier iniciativa que hubiera surgido de aquel lapso que finalizó el 23 de enero de 1958.

Dos años más tarde las bandas vuelven a aparecer públicamente. En las instituciones educativas se desempolvan los viejos instrumentos y uniformes y en aquellos colegios en los que no había bandas empezaron a hacer lo posible por abrirlas.

Nacieron varias, muchas organizaciones, entre ellas la Banda Arzobispo Silva de Mérida fundada en 1960, la Banda Lisandro Alvarado de Barquisimeto abierta en 1964 y la Banda José Antonio Anzoátegui de Cojedes fundada en 1967.

La década de los años 70 cambió para siempre a las bandas marchantes venezolanas. En 1970 se abre la primera banda formada exclusivamente por niñas: la Banda San José de Tarbes de Caracas.

Un lustro después, en 1975, el comisario Eduardo Villalobos cambió la concepción de las bandas en el país con la apertura de la Banda Rítmica del Colegio La Epifanía de Maracaibo, estado Zulia; apodada “La Banda Madre de todas las Bandas”. Villalobos ya tenía formación bandista. Fue integrante de la Banda de Guerra del Colegio Gonzaga, una de las primeras y más reconocidas de la capital zuliana.

Con la Banda Epifanía el comisario introdujo una fórmula nueva: la interpretación de piezas musicales estaban acompañadas por una  puesta en escena distinta, con movimiento, lo que marcó un precedente de las bandas show venezolanas.

Posteriormente, en 1975, Villalobos abre la Banda Escuela General Rafael Urdaneta, dictando la pauta a seguir para las agrupaciones llamadas “banda show” que fueron fundadas posteriormente.

La época dorada: los años 80

Incontables agrupaciones venezolanas fueron fundadas en los dorados años 80. En ese período, las acostumbradas marchas militares como El cóndor pasa, por ejemplo, fueron sustituidas por canciones de moda en esa época. Los uniformes militares también empezaron a variar, se incluyeron novedosos colores y adornos a los instrumentos.

Las mujeres ya habían ganado su espacio en las agrupaciones. Las faldas que solían usar se acortaron y se introdujeron cuerpos de baile que inyectaron carisma al espectáculo.

La época dorada tuvo su primer hito con la conformación de la Banda Panamericana, que actuó en los Juegos Panamericanos de Caracas de 1983, y que estuvo compuesta por las bandas Rafael Urdaneta y Epifanía, de Maracaibo, Banda Show Atenas de Caracas y las bandas Agustín Zubillaga, Lisandro Alvarado, Eliodoro Pineda y Mario Briceño Iragorri, de Barquisimeto. Todas se unieron para realizar un espectáculo conjunto. La batutera estrella de esa noche fue Yajaira Camacaro, de la Banda Mario Briceño Iragorri. La producción de todo el evento estuvo a cargo de Joaquín Riviera.

En esos años también se realizaron varias ediciones de la Copa Presidente de la República, iniciativa del presidente Luis Herrera Campíns, para los Juegos Bolivarianos en Barquisimeto que contó con una banda integrada por varias agrupaciones larenses.

Un siglo años más tarde Venezuela cuenta con unas 350 bandas activas en todo el país, conformadas por más de 20.000 niños y adolescentes.

Los uniformes militares y las formaciones estáticas permiten distinguir claramente a las bandas de guerra de las bandas show, ataviadas, en su mayoría, con trajes de colores vistosos y elementos brillantes o sobresalientes. Las formaciones van acompañadas de desplazamientos y bailes de sus músicos y cuerpos de bailarines y abanderados.

Numerosas agrupaciones nacionales han incursionado en concursos y festivales internacionales realizados en Colombia, Brasil, Aruba, Ecuador, Italia y Francia, logrando posicionarse en los primeros escaños, por su estilo particular latino. Varios de esos concursos, además de otras actividades, han sido auspiciados por grandes organizaciones como la World Association of Marching Show Bands,  Wamsb (Asociación Mundial de Bandas Show) y la Drum Corps International o DCI Marching Music Major League.

A %d blogueros les gusta esto: